RAIMAT REINVENTA LA FORMA DE ELEGIR Y ENTENDER EL VINO

La bodega RAIMAT ha decidido reinventar la manera de entender y elegir un vino, poniendo en
el centro de la cadena de valor su relación con el consumidor. Tras más de 100 años innovando
desde el viñedo de forma sostenible, ahora revoluciona la categoría para simplificar el mundo
de vino, para muchos, demasiado complejo todavía. Por primera vez en la historia, la bodega
clasifica todos sus vinos en función de su intensidad. El objetivo es ayudar a acertar en la elección
de un vino y en la identificación de los gustos propios y maridajes más adecuados.
Según Elisabeth Figueras, enóloga de RAIMAT, “la distancia entre bodegas y consumidores es
evidente. Al consumidor le cuesta entender el mundo del vino en general, su lenguaje, y no es
capaz de saber qué es lo que va a encontrar dentro de la copa. Porque de nada sirve que
hagamos cada vez mejores vinos si no conseguimos explicarlos y que quien los compra, los
comprenda y los disfrute”.

Cuando elegir un vino resulta complejo
Aunque es cierto que al 70% de los españoles nos gusta probar nuevos vinos, para la mayoría,
elegirlo no es una tarea fácil. Primero, por desconocimiento: el 65% de los encuestados admite
que sabe poco o nada sobre vinos, y por eso 9 de cada 10 optan por dejarse aconsejar. Además,
el 44% no sabe definir qué vinos le gustan.
En segundo lugar, por falta de información: para 7 de cada 10, la etiqueta de la botella no
aporta datos suficientes para elegir y acertar. Por eso, más de la mitad de los españoles (54%)
confiesa sentirse desconcertado a la hora de optar por un vino nuevo y 6 de cada 10
encuestados aseguran que no saben cómo elegir un vino en función de lo que van a comer. Más
del 73%, además, concluye que el mundo del vino está pensado solo para expertos.
Todos estos datos, fruto de una encuesta encargada por RAIMAT entre más de mil personas,
corroboran la necesidad de acercar el mundo del vino al público. Por eso, a menudo no
comprende el lenguaje de las etiquetas ni el vocabulario técnico del sumiller. Y, ¿cómo eligen?.
Pues el 44% se guía por la Denominación de Origen y el 21% se fija en el precio. Les siguen,
como criterios principales, la marca y la variedad de uva (10%). Y sólo para casi el 8%, el principal
factor para decidirse por un vino es su etiqueta.
En palabras de Javier Pagés, CEO del grupo Codorníu Raventós “el consumidor se pierde y solo
desde una finca y una bodega como Raimat, referente del sector, se puede emprender esta
apuesta transformadora que pretende quitar los frenos del consumidor”.
Objetivo: facilitar la elección y acertar
Sólo hay una forma de conseguir entender realmente las necesidades del consumidor.
Escuchándole. Durante más de 2 años el equipo de Raimat llevó a cabo investigaciones de
mercado con más de 1.000 consumidores en 4 países para dimensionar las complejidades y
preferencias en el mundo del vino.
Fruto de esos resultados surge una nueva concepción de la marca que identifica sus 12 vinos
con un número, siendo el 1 el más suave y el 10 el más intenso en boca. Pero, ¿cómo se define
la intensidad? En RAIMAT la intensidad depende de la variedad y el método de elaboración, y
la describen como la combinación de:
 Características organolépticas: frescor, color, sabor y aroma
 Cuerpo: volumen, profundidad y persistencia en boca
 Envejecimiento: número de meses en barrica

Para cada vino, el equipo de enólogos ha valorado estos elementos hasta extraer un número
que identifica su intensidad. Los vinos se han clasificado en dos ruedas distintas, una para
rosados y tintos, y otra para blancos.